Vuelo Bolivia - Chile del Licancabur

 

grafik_inca grafik_inca Subida al Licancabur (5920 m) desde Bolivia, vuelo de la cumbre al oeste sobre el desierto de Atacama la mitad de la ruta hacia San Pedro, Chile.

 

 

Fotografía de satélite del Licancabur.

LV Laguna Verde, comienzo de la ruta, a la derecha todavía conectado por un canal pequeño con la Laguna Blanca partialmente visible. J el volcán vecino Juriques (5860 m), SC la cumbre con el lago del cráter del Licancabur. La dirección del despegue estaba al este, desde las cuestas calientas del sol de la mañana. Vuelo medio alrededor del volcán al oeste. La distancia del vuelo era solamente modesto: 16 kilómetros, puesto que por la mañana temprana no hay bastante termicas fuera del volcán. Las termicas comienzan aproximadamente al mismo tiempo como el viento fuerte del oeste = viento de cara. Debajo del imagen derecho una escala, así el punto del aterrizaje está fuera del imagen a la izquierda.

L señala corrientes petrificados de lava de la última erupción en el holocene, hace 10.000 años. De algunos libros el volcán todavía está considerado como activo. Durante el vuelo los rastros de la lava son reconocibles no solamente por su relevación pero también por su vegetación tacaña más oscura.

La meseta del este (4400 m) en los cuales se encuentra la Laguna Verde, se estrecha del lago Titicaca al sur sobre todo el país. Está 2000 m más alto que el llano occidental, a lo cual pertenece el Salar de Atacama. Así con la subida del lado del este del Licancabur se consigue gratis bastantes metros de altura para el vuelo al oeste. Uno tiene cerca de 3000 metros de altura del cumbre hasta el punto de aterrizaje.

El viejo camino de Inka no más visible hoy día conectó el llano alto con la costa. Yo lo sigué aproximadamente durante el vuelo. El camino principal del tráfico de Chile de esta área pasa por aquí hoy día.

 

Campamiento a la Laguna Blanca, blanco debido a los cristales de sal.

Durante el día la laguna se muestra silencioso. En la noche empezando a las once, cuando el viento fuerte del oeste disminuyó, comenzaba un enorme cacarear, rechino y croar: Cientos de pájaros ocultado durante el día en la busca del amor de su vida.

A la hora de mi viaje, noviembre 2003, había también científicos de un proyecto de investigación de la NASA en la laguna, investigar la vida bajo condiciones extremas. En el lago del cráter del Licancabur en 5800 m los crawfishes timy sobreviven la carga UV creciente y las temperaturas nocturnal debajo del punto de congelación. Éstas son las condiciones vivas que quizás en otros planetas, e.g. Marte prevalecen (link: Group of NASA, Licancabur)

 

Salida de la luna a la Laguna Blanca, 8.11.2003. Tres horas más tarde a las 21 un eclipse de luna total.

"Eclipse de luna en el cielo, ausencia del luz en el mar,
muy sólo con mi desconsuelo mirando la noche, me puso a llorar...
Pensaba que ya no me amabas con honda desesperación
y en algo que siempre eclipsaba la luz de tu amor...

Eclipse de luna en el cielo, ausencia del luz en el mar,
muy sólo con mi desconsuelo mirando la noche, me puso a llorar...
Eclipse de amor en tus labios, que ya no me quieren besar,
quisiera olvidar sus agravios y luego soñar..."

 

El Licancabur y su reflexión en el Laguna Verde.

El color verde de la laguna es debido a rocas sedimentarias cuprosas que suben con el viento de la mañana.

La subida de la montaña comienza por debajo del desfiladero entre Licancabur y Juriques, donde hay unas ruinas de una aldea de Inka. La subida sigue la línea blanca, que es un embudo/couloir claramente visible de abajo. La vieja ruta, todavía marcada por pequeñas banderas pasa 100-200 m a la derecha arriba del couloir. No esta utilizado más hoy día debido a un resbalazo del escombro a media altura.(condiciones noviembre. 2003)

 

Campo de la noche en 5350 m con vista a la Laguna Verde.

El Licancabur se puede montar fácilmente en un día. Pero puesto que llevo aproximadamente 20 kg conmigo y quiero estar temprano a la cumbre para el despegue yo tomo la ruta cómoda con resto.

El dia siguiente, Leo, un portero boliviano, que me alcanzó arriba un poquito debajo de la cumbre, hace bromas sobre mi carga: Él lleva una caja de 30 kilogramos, sujetado solamente con las cuerdas finas peladas.

Las nubes en el cielo son en esta época del año (noviembre) una excepción absoluta. El cielo está generalmente azul despejado. Debido a la carencia de la precipitación aquí muchas de las altas montañas están sin nieve a pesar de las temperaturas bajas arriba.

 

El lago verde del cráter en la cumbre por fin.

Según el libro de Guinness el lago más alto del mundo, tamaño 90 x 70 m. Debido a el calor volcánico el lago nunca congela totalmente a pesar de temperaturas hasta menos 30 grados cada noche. Condición necesario para la vida aquí.

 

Mañana del despegue?. Nubes de Lenticularis. Una visión extraordinaria aquí. Pero puesto que el viento en la cumbre no está tranquillo, cancelo el vuelo para hoy y construyo una protección pequeña contra el viento para mi carpa.

 

Campamiento en 5900 m, visión fuera de la carpa al volcán vecino Juriques.

Pasó la noche masticando hojas de la coca, comiendo ajo, bebiendo agua para evitar dolores de cabeza. Temperatura -16 C en la noche. Durante la noche entera sopla un viento desagradable, pero finalmente a las seis de la mañana llega a ser tranquilo.
Caminando al lugar del despegue yo encuentro Macario, guía de montaña. Estás raramente solo aquí. Decisión de la dirección del despegue: es posible al este o al oeste. Al este hacia el sol con las termicas tempranas, al oeste contra la dirección principal del viento con 5 km/h. Lanzo al este, pero las termicas no son suficientes. Sé de otros pilotos que es posible elevarse sobre el lago del cráter. No hace nada. Vuelo una vuelta alrededor del volcán y entonces siempre recto al oeste. Nota solamente que me olvidé de tomar hacia fuera mi cámara fotográfica. Pero en el aire tranquilo hay un montón de tiempo...

 

Panorama en la dirección de San Pedro de Atacama, todavía 2000 metros mas.

Yo aprendo más tarde que el área entera debajo de mí está pavimentada hostil con minas de guerra: el gobierno chileno enterraba 122.000 de estos aquí durante los años setentas, puesto que Bolivia amenazó siempre de reinvadir las áreas perdido en Guerra del Pacífico (1879-1884), en particular la playa grande hermosa.

 

La primera vez durante el vuelo mi sombra está visible en el desierto, a la derecha de la línea del acelerador. Mas a la derecha, un rama enorme del viejo flujo de la lava. Debajo de mí ya el camino.

 

Aterrizaje solito, vista por atrás: Estoy en Chile.

 

Parapente embalado vista por delante. 10 kilómetros a pie faltan. En frente el resto de mi coca, un sacrificio al desierto chileno.

 

 


----------------------------------------------- Con parapente a través de los caminos del Inca -----------------------------------------------